jueves, octubre 18, 2018
Inicio > DESTACADOS > Practicar la gratitud: un hábito que se convirtió en ciencia económica

Practicar la gratitud: un hábito que se convirtió en ciencia económica

Gratitud

Foto: Pixabay

Y que además cura el estrés, despeja el alma, da brillo a los días opacos y rescata de la depresión y la rutina a quienes no pueden superar con facilidad los problemas.

Por: Javier Mauricio Segura Olaya.

Fontibón360. –Estar agradecido con la vida no debería ser una ciencia, ni un mantra reservado solo para gente famosa que practica estilos de vida que están basados en la felicidad y el optimismo desbordante.

Y aquí es donde blogueros y periodistas suelen citar a Oprah Winfrey, Richard Branson, John Paul DeJoria o Tim Ferriss. No se preocupe, que si solo ha oído hablar de Opra está bien dateado.

Numerosos portales de  noticias en Europa y Estados Unidos están hablando mucho acerca de la gratitud y de los beneficios de practicar esa emoción a diario.

Lea también: El fabricante

Quartz y Business Insider son un ejemplo del ‘boom’ mediático entorno a la ‘ciencia de la gratitud’ que, incluso, ya cuenta con un reconocido autor de libros: Robert Emmons, sicólogo y gurú de la sicología positiva.

Business Insider dice que practicar la gratitud a menudo hace la diferencia entre el éxito y el fracaso, porque tiene mucho que ver con las relaciones que establecemos a diario con el mundo. “Hay que agradecer y devolver la gratitud con bondad”.

A simple vista parece la recomendación de un santo para ser el ‘chico bueno’, pero es en realidad la manera en la que el cerebro activa el sistema de recompensas. Es un mecanismo de compensación.

“Varios estudios de imágenes cerebrales han descubierto que el “centro de recompensa” del cerebro se ilumina cuando nos sentimos agradecidos. Este es el mismo circuito neuronal que subyace a los impulsos primarios, como la alimentación y el apareamiento”, señala Business Insider.

No obstante, la bloguera Melody Wilding explicó en Quartz que el peligro de asimilar completamente el hábito de la gratitud sin reconocer por igual las emociones positivas y negativas, radica en adoptar una práctica donde no existe el equilibrio.

Aprender a abrazar las emociones negativas es saludable, y los estudios muestran que las personas que ignoran las emociones negativas experimentan más angustia”, afirma Wilding.

Por eso, dice la bloguera, existen 5 preguntas básicas que ayudan a que las personas aprendan a percibir lo bueno y lo malo de lo que pasa en sus vidas, sin que medie la autocompasión o la autorecriminación.

Todos los días (en la mañana o en la noche) hágase las siguientes preguntas:

> ¿Cuál fue el “punto culminante” de su día?

> ¿Cuál fue su “punto bajo” del día?

> ¿Qué podría mejorar para la próxima vez?

> ¿De qué te sientes orgulloso hoy?

> ¿Quién fue un “héroe” para ti hoy?

Usted podría agregar más preguntas si quiere, pero lo importante es que, como dice Wilding, practicar la gratitud, dar gracias por la vida, por lo que recibimos y damos todos los días debe ser “más un reflejo, una forma equilibrada de hacer un balance de lo bueno, lo malo y lo que hay que mejorar”.

Editorial
Javier Segura es periodista egresado de la Universidad Central. Ha sido reportero en Caracol Radio, La W Radio, primerapagina.com y editor de contenidos para Terra Networks en Colombia. Actualmente es agregador de noticias para pulzo.com y editor general de Edimedios S.A.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Floating Social Media Icons by Acurax Wordpress Designers
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Google Plus