Connect with us

VIDA

Idiomas y poder: ¿Qué segunda lengua extranjera deberíamos estudiar?

Published

on

Foto: Pixabay

En la base de datos Ethnologue, publicada mediante su sitio web, se pueden encontrar datos y estadísticas fiables sobre las diferentes lenguas que se hablan en todo el mundo.

nmas1.org. –De acuerdo con Ethnologue, el inglés es la tercera más hablada por número de hablantes.

En la actualidad, hay más de mil millones de angloparlantes, de los cuales cerca de cuatrocientos millones serían hablantes nativos y algo más de setecientos millones utilizan el inglés como segunda lengua o lengua extranjera.

Las cinco primeras lenguas en la clasificación de Ethnologue (según número de hablantes nativos) son, en este orden:

  • Chino.
  • Español.
  • Inglés.
  • Hindi.
  • Árabe.

–seguidas del bengalí, portugués, ruso, japonés y lahnda–.

Ni el alemán ni el francés


Lenguas extranjeras tan habituales en las aulas españolas como el francés o el alemán se sitúan en los puestos 16 y 17, con algo más de 77 y 76 millones de hablantes nativos respectivamente.

Estos datos sobre las lenguas más habladas en el mundo nos dan una primera posible respuesta a la pregunta sobre qué segunda lengua extranjera aprender desde un punto de vista práctico. No obstante, esta clasificación según su número de hablantes no nos aporta toda la información necesaria para tomar una decisión.

Las más poderosas del mundo


Es necesario tener en cuenta otros factores, además del estrictamente lingüístico, para analizar el poder (y, por lo tanto, la utilidad práctica) a nivel mundial de una lengua.

El Power Language Index (PLI) presenta una clasificación de las lenguas más poderosas del mundo basándose en las oportunidades que ofrece el dominio de dichas lenguas en relación con el turismo, la economía, la comunicación, el conocimiento y su difusión y las relaciones diplomáticas.

Según el PLI, estas son las lenguas más poderosas del mundo:

  • Inglés.
  • Mandarín.
  • Francés.
  • Español.
  • Árabe.
  • Ruso.
  • Alemán.
  • Japonés.
  • Portugués.
  • Hindi.

Estos datos aportan más luz para responder a la pregunta “¿Qué segunda lengua extranjera estudiar?”.

Si damos por hecho que el inglés será, en la mayoría de casos, la primera lengua extranjera de los niños y adolescentes españoles, lo más ventajoso, al menos desde un punto de vista funcional, será que estos opten por el chino mandarín, el francés o el árabe como segunda lengua extranjera, aunque cualquiera de las lenguas del ranking del PLI son una opción beneficiosa.

Marta Garrote Salazar, Profesora Contratada Doctor, Universidad Autónoma de Madrid

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

El portal de noticias, gente y cultura local de Fontibón.

VIDA

Las plantas de interiores no tienen la capacidad de limpiar el aire de nuestras casas

Published

on

Plantas Hogar

Foto: Flickr

Investigadores estadounidenses han estimado la verdadera capacidad de la tasa de purificación del aire de las plantas de interior.

Resultó que se necesitan de 10 a 1000 plantas por metro cuadrado para lograr una tasa de limpieza comparable a la ventilación natural. El artículo fue publicado en el Journal of Exposure Science & Environmental Epidemiology.

Cuando escuchamos las palabras “contaminación del aire”, generalmente imaginamos smog, automóviles o fábricas. Pero las personas que están constantemente en el interior también experimentan los efectos del aire contaminado. En algunos casos, incluso pueden desarrollar una afección llamada síndrome de aire estancado, el cual se manifiesta con dolor y náuseas sin razón aparente.

El aire interior se contamina por los materiales de construcción y decoración, los ambientadores y la cocina. Todos ellos liberan compuestos orgánicos volátiles en el aire, que pueden ser tóxicos y también pueden entrar en reacciones químicas formando productos aún más tóxicos.

¿Las plantas al rescate?

Para mantener la frescura del aire, se suele usar la ventilación; sin embargo, el aire de la calle, que también debe limpiarse, ingresa a la habitación. Además, debe estar acondicionado para igualar la temperatura, algo que requiere mucha energía. Sería mucho más rentable purificar el aire desde el interior. Por eso las plantas de interior han ganado tanta popularidad: en general se acepta que limpian bien el aire.

Hay muchos experimentos que evaluaron la capacidad de las plantas para absorber sustancias orgánicas volátiles, pero los resultados de la mayoría de ellos son difíciles de aplicar a una situación real. Por ejemplo, a menudo las plantas se colocan en una cámara pequeña, de aproximadamente un metro cúbico de tamaño, se inyecta algún compuesto volátil y se mide el tiempo durante el cual disminuye la concentración.

De hecho, generalmente hay muchos de estos compuestos, y su flujo es continuo. Además, el aire interior con frecuencia se intercambia de una forma u otra con el entorno externo, a una velocidad de aproximadamente 0,75 a 1,2 metros cúbicos por hora.

Un “bosque” en casa

Ahora Bryan Cummings y Michael Waring de la Universidad de Drexel han analizado 12 artículos sobre este tema en los últimos 27 años. Los investigadores encontraron 196 resultados experimentales, que tradujeron en un solo parámetro: la tasa de entrega de aire limpio (CADR) de la planta, en metros cúbicos por hora.

Los valores CADR, dependiendo de la planta, el tipo de sustancia volátil y el diseño del experimento, oscilaron entre 0.0004 y 0.2 metros cúbicos por hora por planta. En promedio, se obtuvieron 0.062 metros cúbicos por hora.

A modo de comparación, los autores dan valores CADR para purificadores de aire: esto es aproximadamente 100 metros cúbicos por hora. Por lo tanto, dependiendo del tipo de planta, para lograr un nivel de purificación comparable a la ventilación natural de la habitación, se necesitarán de 10 a 1000 plantas por metro cuadrado.

Con base en sus cálculos, los investigadores concluyeron que la purificación del aire usando plantas tendría que ser reconocida como ineficaz. Más útiles pueden ser los llamados “biowalls”, que literalmente arrastran el aire a través de ellos y lo pasan a través del suelo y el sistema de raíces de las plantas. Sin embargo, los científicos recuerdan que las plantas mismas también pueden ser fuentes de compuestos volátiles, lo que complica los cálculos de efectividad en tales casos.

Anteriormente, los científicos intentaron mejorar las habilidades de limpieza de las plantas incorporando un gen de conejo en ellas. También desarrollaron un robot que responde a la concentración de hormonas vegetales y acerca la planta a la fuente de luz.

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.

Continue Reading

VIDA

La verdad sobre la famosa “araña camello venenosa que come carne humana”

Published

on

Foto: N+1, ciencia que suma.

De ser una buena noticia científica, la de un fascinante descubrimiento animal, este relato pasó a ser una noticia policial: la del asesinato de una historia perpetrado por un grupo de periodistas digitales.

Por: N+1, ciencia que suma.

El afán, por explicarlo de alguna forma, dejó la historia hecha trizas.

“Lamentablemente se deformó mucho la noticia inicial”, comentó a N+1 el director del estudio, Andrés Ojanguren.

El científico, que lideró el estudio, respondió a nuestras preguntas sobre la Gaucha ramirezi, el arácnido acusado con bajeza de ser venenoso y alimentarse de carne de homo sapiens. Además, fue señalado de ser araña, algo que tampoco se ha probado.

Todo se originó, nos comenta, en la noticia de divulgación del instituto Leloir. La noticia original, puesta en la agencia CyTA, no tenía pecado alguno y lucía así:

Por eso, decidimos contactar a Ojanguren y él, en defensa de Gaucha ramirezi, respondió a nuestras consternadas preguntas.

Profesor Ojanguren, ¿son arañas las llamadas “arañas camello”? ¿Si no lo son, qué son? ¿Son arácnidos?… ¿de qué tipo?

Andrés: Las arañas camello son arácnidos pero no arañas, ya que pertenecen a ordenes diferentes, en este caso las arañas camello pertenecen al orden Solifugae. A diferencia de las arañas, los Solífugos no producen tela y no poseen veneno.

¿Son carnívoras los Gaucha Ramirezi? ¿De qué se alimentan?

Andrés: Todos los solífugos son carnivoros pero se alimentan solo de animales pequeños, generalmente insectos no mayores a 4 o 5 cm.

Es muy claro, pero tengo que preguntarle… ¿es verdad eso de que comen carne humana?

Andrés: No comen carne humana, ni de ningún animal mediano o grande, solo los pequeños insectos o arácnidos que pueden cazar.

¿Y a partir de qué se origina este mito?

Andrés: La leyenda de que comen carne humana aparentemente habría surgido como mito interno de las tropas americanas que estuvieron en la guerra del golfo en Irak, que encontraron solífugos de gran tamaño (5-8 cm) y que enviaron gran cantidad de fotos de estos animales tomadas en perspectiva para que pareciesen mas grandes y peligrosos de lo que realmente son.

¿En qué territorios de Sudamérica se puede encontrar los Gaucha Ramirezi o especies semejantes?

Andrés: Gaucha ramirezi habita en zonas de Chaco seco bien conservadas del norte Argentino, pero se pueden encontrar solífugos en todas las zonas bien preservadas áridas y semiáridas de Sudamérica, desde el sur de la Patagonia, hasta el norte del continente, y desde las zonas costeras hasta los Andes, por encima de los 4.000 metros de altura.

Aclaradas las cosas, sorprende la forma díscola en que fue interpretada la noticia de difusión.


Con tres mentiras en un solo titular, se llevaron todos los aplausos.

La verdad sobre Gaucha ramirezi

Andrés Ojanguren y su equipo de biólogos descubrió no solo a una, sino a dos nuevas especies arácnidas en la familia Mummuciidae. Una de ellas es la mentada Gaucha ramirezi, vista en el Parque y Reserva Provincial Chancaní en Córdoba, Argentina, y luego también identificado en una localidad al noreste, en Santiago del Estero.

La segunda es Gaucha santana, solo vista en Área de Protección Ambiental Ibirapuitã, al sur del estado brasileño Rio Grande do Sul. Con ambas, el número de las especies Gaucha conocidas se eleva a 11.

Gaucha ramirezi, que es la especie que más llamó la atención a los medios internacionales, mide unos 2 cm de largo y posee manchas claras en las membranas laterales de su cuerpo. El informe de origen la describió  como «un orden peculiar y poco estudiado de arácnidos de apariencia feroz, con grandes piezas bucales llamadas quelíceros y la injusta fama de comer carne humana o ser muy venenosos». De ahí el malentendido.

De acuerdo al informe, el epíteto o “apellido” de Gaucha ramirezi homenajea al doctor Martín Ramírez, aracnólogo del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) que codirigió la tesis doctoral del primer autor del hallazgo, el biólogo colombiano Ricardo Botero Trujillo, que actualmente desarrolla su posdoctorado en el Museo de Historia Natural de Nueva York, en Estados Unidos.

Los especímenes fueron colectados a mano o mediante “trampas de caída”: recipientes abiertos en su parte superior, llenos de líquido conservante y enterrados al ras del suelo, donde se esperó que los animales caigan. Una vez atrapados, los investigadores las estudiaron con lupas, microscopios y pruebas de ADN para establecer su “parentesco” con otras especies. El estudio fue publicado en la revista Zootaxa, una publicación científica especializada que edita solo trabajos en el área de taxonomía zoológica.

NOTA: Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​

Continue Reading

Tendencia