Connect with us

FONTIBÓN

La ‘politiquería’ también hizo su negocio en Fontibón

Published

on

Ediles de Fontibón

Foto: Facebook

Si bien el resultado de las elecciones indica que la gente está ‘cambiando el chip’ también es cierto que un amplio sector sigue apoyando a los mismos de siempre.

EDITORIAL. –Dos de los tres ediles ‘inamovibles’ de la JAL se reeligieron y uno se ‘quemó’. Nos referimos al liberal Eduardo Gómez Ruiz (4.160 votos); a la cabeza de lista del Polo Gerardo Montero Doza (2.663 votos); que mantienen su curul después de las elecciones, y al edil Julio Ramón Acosta, que por ahora no seguirá en la JAL por escasos 7 votos.

Aspirar a edil posando de alcalde

Lo curioso es que entre Gómez Ruiz –convertido ya en un barón político– y Montero Doza –una incómoda pero necesaria ficha para el Polo Democrático– suman 24 años en la JAL de Fontibón, casi los mismos años que, según la propia administración de Johanna Bocanegra, tiene de atraso la localidad.

Algunos sectores políticos han denunciado las cuestionables prácticas con la que estos dos ediles se reeligen sin rendir cuentas a nadie. En la JAL llegan y se van, aprueban presupuestos sin chistar, modifican el plan de desarrollo sin consultar y en campaña se mueven en barrios subnormales en donde posan de ‘alcaldes chiquitos’ con poder.

Fueron constantes las denuncias relacionadas con la actividad política de Gerardo Montero Doza en sectores de invasión en el Meandro del Say, en donde habría estado haciendo campaña prometiendo legalizar predios en donde, al parecer, la Empresa de Acueducto espera demoler 60 viviendas para instalar una tubería, de acuerdo con quejas recibidas por F360.

Ni Eduardo Gómez Ruiz ni Gerardo Montero Doza han respondido a un derecho de petición de 9 puntos que solicita información sobre su gestión en la JAL en los últimos 4 años y en el que existe además una petición para que revelen hasta dónde han crecido sus patrimonios personales en el último periodo como ediles.

De hecho, solamente Diana Sánchez (la segunda mejor votación en Fontibón con 3.669 votos) y Giovanni Suárez, que se ‘quemó’ pese a que fue el único edil que puso en jaque a la administración en varias ocasiones, son hasta ahora los que respondieron el requerimiento y mostraron sus respectivas declaraciones de renta.

Nadie es eterno: el caso Julio Ramón Acosta

El edil eterno que se ‘quemó’ en las urnas fue Julio Ramón Acosta Téllez que obtuvo 2.236 votos, es decir, 853 votos menos que en las elecciones de 2015 cuando su partido, Cambio Radical, se convirtió en la primera fuerza política de la localidad. Acosta resultó sacrificando su curul por culpa de las jugadas políticas de su propio partido y al desgaste electoral de Cambio Radical que se reflejó en todo el país.

No obstante, el edil Acosta Téllez será una baja importante para la localidad especialmente porque en su manos están los archivos de lo que ha pasado en Fontibón en los últimos 17 años –ese es el tiempo aproximado que lleva como edil– y si bien posaba como vocero de la comunidad en la JAL, lo cierto es que también intentó politizar la mayoría de las protestas de la gente y no desaprovechó oportunidad para ‘mojar pantalla’ en los noticieros para sus fines políticos.

Los acuerdos políticos de su partido le costaron tener que bailar con la ‘más fea’ (en sentido figurado) porque tuvo que medirse con la candidata de la administración.

Liliana Bernal: edil de la noche a la mañana

Eso nos lleva hasta Liliana Bernal Aldana, la psicóloga y exsecretaria de la JAL, convertida en líder política de la noche a la mañana gracias a los hilos de Hosman Martínez, el concejal al que la alcaldesa electa Claudia López señala de ser una “vergüenza para los verdes, para la política y para el mundo”.

La nueva edil se eligió con escasos 2.243 votos, los suficientes para lograr un escaño que garantice a su padrino tener injerencia en decisiones importantes de la JAL, como el de ternar al próximo alcalde local de Fontibón. Para eso, Martínez  ya cuenta con el favor de Montero Doza que,  en 2016, ternó a Johanna Bocanegra y creemos que no será diferente en el periodo entrante.

A Bernal Aldana la precedieron las denuncias hechas por Giovanni Suárez, actual edil por Cambio Radical, sobre una supuesta compra de votos en el barrio La Fortaleza en donde, al parecer, con maquinaria de la Alcaldía Local se pavimentaba una calle a cambio de votos para ella y el aspirante al Concejo Samuel Arrieta.

Pese a que las redes sociales de la ahora edil electa Liliana Bernal apenas responde que “aún cuando lluevan mentiras y ataques… nuestra felicidad y compromiso… siguen intactos (SIC)”, lo cierto es que ya le caminan en su contra varias denuncias que podrían derivar en investigaciones penales.

EDITORIAL

@Fontibon360

El portal de noticias, gente y cultura local de Fontibón.

Tendencia