Connect with us

FONTIBÓN

Con videos de vigilancia tratan de identificar a presunto ladrón de perros

Published

on

Ladrón de Perros

Foto: Haz Salcedo.

Desde el pasado 14 de noviembre circulan en las redes sociales las imágenes de un sujeto en bicicleta que al parecer huye con un Bulldog Francés entre un costal.

El hombre, de unos 30 a 40 años de edad, habría aprovechado un descuido de la propietaria del perro para hurtarlo, de acuerdo con una versión ofrecida por la dueña de la mascota.

“El perrito se salió de la casa y al salir a buscarlo el hombre, que se ve en los videos, ya había engañado a los vendedores ambulantes que se encuentran frente a la plaza”, comentó Haz Salcedo a F360.

“Me comentaron que el tipo había dicho que era de la hermana y se le había soltado, y ellos le habían dado el costal y hasta le ayudaron a meter [el perro] al costal”, señaló la afectada que, sin embargo, conserva la esperanza de que ‘Jero’ regrese a su hogar.

El robo de perros de raza es un fenómeno criminal que ha hecho carrera en Bogotá. Tanto así, que hasta la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional (Dipro) es el organismo designado para conocer estos casos.

Incluso, el CTI de la Fiscalía ha intervenido para el esclarecimiento de algunos casos como el de ‘Baco’ y ‘Luca’, una pareja de Rottweiler importada desde Alemania que terminó en el mercado negro de las peleas ilegales de perros en el norte de Bogotá, recordó Semana.

“En algunos casos contratan a los mal llamados ‘ñeros’ que deambulan por las calles para que, por 20.000 pesos o menos, les hagan el trabajo sucio. En otros recurren a hombres en moto para que se los quiten de las manos a sus amos. Ahora se rumora que en el parque de la 93 y en el barrio Santa Ana utilizan una perra en celo como señuelo para atraerlos, drogarlos y llevárselos con rumbo desconocido”, reseñó esa publicación.

Algunas de estas mascotas, según versiones de La F.M., son comercializadas en las mal llamadas “fábricas de perros” en donde las hembras son usadas para dar la mayor cantidad de crías y luego son sacrificadas. Otros, son revendidos o simplemente los delincuentes los usan para pedir “rescates” a sus dueños.

Redacción Local.

@Fontibon360

El portal de noticias, gente y cultura local de Fontibón.

Tendencia