martes, noviembre 13, 2018
Home > FONTIBÓN > ‘Vestigios de incertidumbre’: Lo que nos preocupa es el silencio de los buenos

‘Vestigios de incertidumbre’: Lo que nos preocupa es el silencio de los buenos

Vestigios de Incertidumbre

Foto: Edimedios.

La agrupación Danzante y Tatatio presenta esta obra teatral que introduce al público en una narración que invita a reflexionar íntimamente sobre las oscuras huellas que ha dejado la guerra en el país.

Fontibón360. –En la tarde del 26 de septiembre de 2016, en Cartagena, los colombianos observaron, unos incrédulos y otros esperanzados, la ceremonia oficial de la firma de los acuerdos de paz.

Las alabaoras de Bojayá, Chocó, mujeres que han sufrido el dolor de la guerra, que han puesto su sangre, sus hijos y su vida, imploraban en su cántico pacífico que la justicia y la paz vinieran de corazón.

Y así es como abre ‘Vestigios de incertidumbre’, una obra que recoge el drama de una joven pareja de campesinos que fue alcanzada por los palpos de la guerra y que se deshace entre la sed de venganza, el perdón, el olvido y la reconciliación.

Todo eso, bajo la metódica presencia de un personaje sin rostro y sin voz que permanece en silencio lavando lo que parecen ser los bártulos que ha dejado indistintamente el paso del conflicto armado en Colombia.

Fontibón360 habló con la actriz Aura Carreño Caicedo, que interpreta a Josefa, José Andrés Pérez, Joaquín en la obra y coautor de la misma junto a David Farieta, director de la agrupación Danzante y Tatatio, sobre los mensajes que entraña la obra ‘Vestigios de incertidumbre’.

F360: ¿En qué se basaron para escribir ‘Vestigios de incertidumbre’?

David Farieta: “Nos basamos en no hablar tanto en los actores armados en sí o del conflicto como tal sino en hablar de la humanidad que hay dentro de eso, de la historia real que hay que contar que es la de los que viven el conflicto y en este caso son las víctimas del conflicto que son los que al final de cuentas pagan los platos rotos”.

F360: Hay varios mensajes importantes en la obra que son la memoria, el perdón y la reconciliación, ¿por qué son importantes eso mensajes?

David Farieta: “Lo primero es que hay muchas personas que dicen: “bueno, cambiemos la página y ya no hablemos más del conflicto…”. Y dijimos: no. Es que no  podemos cambiar la página y ya; no podemos olvidar, es necesario tenerlo presente porque todas las muertes de todas esas personas (…) es como si el pasado no existiera. Entonces por eso ese “no olvido” no hay que recordarlo con el dolor, pero no hay que olvidarlo”.

F360: ¿Quién es ese personaje tras escena?

David Farieta: “Él lo que hace en la obra es estar, permanecer, ser una presencia ahí, porque es algo que pasa. Nosotros podemos hablar de muchas cosas, la gente lo puede entender de varias maneras; hay quienes piensan que es la libertad, otros que creen que es posconflicto; alguien puede pensar que es lo del plebiscito y la paz de Santos; puede ser una cantidad de cosas, pero este personaje es más profundo que eso, es saber que está ahí y nunca se va a ir; depende de nosotros lo que él haga”.

F360: ¿Y quién es Rodrigo en la obra?

David Farieta: “Hay un personaje que no aparece en la obra como tal que se llama Rodrigo. Es simplemente un nombre, un señor Rodrigo, que es quien desencadena que Josefa pueda tener el criterio que tiene, porque don Rodrigo es un líder social de su comunidad y empieza a enseñarle que no es tan cierto lo que decía Joaquín sobre que hay buenos y malos, a no comerse lo que le dicen los medios únicamente, sino realmente a interesarse por aprender o conseguir cosas para su bienestar y su crecimiento personal (…) y la pone a pensar en otras cosas”.

F360: Tu personaje siempre está buscando el perdón, la mediación o llevar las cosas a un buen término siempre… simbólicamente, ¿qué representa que una mujer esté llamando a la reconciliación?

Aura Carreño: “Bueno, Josefa es precisamente eso, es como la cara femenina del conflicto. Entonces por un lado Josefa simboliza como  el deseo de transformación, en cierto modo, esa necesidad de cambio precisamente porque Josefa es la que tiene que poner la muerte de su hijo, es esa madre que tiene que poner a su hijo; entonces quienes más que las madres para desear eso, que no haya que poner más hijos para la guerra, más sangre para esa tierra; Josefa es también como el símbolo de esa necesidad de unión, que es el símbolo de los femenino que es esa unidad, en algún momento un abuelo me decía que la mujer es la que reúne a la familia, entonces alrededor de la mamá están todos los hijos, está la mamá en una casa, todos los hijos están reunidos pero muchas veces cuando la madre muere, se nota esa dispersión, entonces Josefa cumple ese papel femenino y es necesidad de unidad que se manifiesta en el país y frente a un conflicto que lo que lo gesta esa fragmentación”.

F360: ¿Qué nos invita a pensar esta obra sobre las mujeres como víctimas del conflicto armado?

Aura Carreño: “Yo creo que la mujer históricamente ha sido un sujeto de violentación. Si ya la mujer, anterior a este conflicto, tenía un papel, digamos, muy bajo en la sociedad, desarrolla un papel de base, pues el conflicto además la pone en un término de invisibilización (…).Yo siento que Josefa  viene a jugar un papel importante para hacer comprender que la importancia de la mujer dentro del núcleo familiar y eso como un reflejo de la importancia de la mujer dentro de la sociedad, la importancia de la voz de la mujer como un ente que también puede posibilitar, en este caso, la paz o la resolución del conflicto”.

F360: Cuéntanos acerca de Joaquín, el personaje que desarrolla en esta obra…

José Andrés Pérez: “Bueno aquí Joaquín tiene una representación, viéndolo a groso modo, de estas personas que tienen una visión bastante limitada de lo que es el conflicto. ¿Qué cómo se arregla? Se arregla matando a los malos. Caso contrario al de Josefa, porque ella sí tiene una visión de ir más allá. Sí, me duele, pero qué le vamos a dejar a nuestros hijos. Entonces la aparición de Joaquín es esa: la forma de acabar el conflicto es matando a los malos, punto. Y en el proceso de la obra, en la evolución de la misma, es encontrarse con la contraparte, es decir: detente un momento, piensa, es que este conflicto no eres solo tú; no somos solo las víctimas sino que también vienen nuestras familias, nuestros hijos; haz una pausa y piensa qué es mejor para ellos a la larga”.

F360: ¿El mensaje es tal vez repensar el equilibrio entre el hombre y la mujer?

José Andrés Pérez: “Igual esto es como una visón general del grupo porque digamos lo que tu mencionas de la voz femenina  no es que sea exclusivo del conflicto, es algo social. Por ejemplo nosotros, en este punto histórico, nuestra generación está en un remolino de cambios en forma de vida, tecnológico y ahora es un punto en donde las mujeres se han hecho un espacio para opinar.

F360: ¿Cómo llegar al público joven con el mensaje que inspira la obra?

José Andrés Pérez: “Es un reto difícil por el tiempo que requiere esta educación cultural. Ahora bien, yo me atrevo a decir que tal vez nosotros no vemos el cambio realizado. Nosotros podemos dedicar toda la vida a esto y tal vez no vemos el cambio. Pero si no empezamos a ofrecer estas opciones de pensamiento tal vez hoy alguien que vio la obra en un ensayo pasado se fue con una idea. Se fue con un pensamiento y esa persona empezó a cambiar su manera de ver la vida. Eso ya abre un panorama y es plantar una idea”.

Redacción de cultura.

@Fontibon360

Editorial
Javier Segura es periodista egresado de la Universidad Central. Ha sido reportero en Caracol Radio, La W Radio, primerapagina.com y editor de contenidos para Terra Networks en Colombia. Actualmente es agregador de noticias para pulzo.com y editor general de Edimedios S.A.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube