Connect with us

FONTIBÓN

El aberrante costo de hacer periodismo comunitario en Fontibón

Published

on

Fontibón 360

Foto: Edimedios.

Desarrollar nuestra misión periodística en la localidad nos ha costado señalamientos de todo tipo, como el de ser “opositores” de la administración local, el de estar “parcializados” o de ser (quién lo creyera) “mentirosos” y hasta de trabajar en función de intereses particulares.

Por: Javier Mauricio Segura / Editor de Fontibón360

Fontibón360. –Nada más falso y equivocado que eso. Lo curioso es que esos calificativos llegan desde un sector particular de la Alcaldía de Fontibón. Lo hacen, en las redes sociales, algunos funcionarios o contratistas de la administración local que ven nuestra labor periodística como un ataque hacia la gestión de la alcaldesa Johanna Bocanegra.

De hecho, fue la misma funcionaria la que me dijo, en un receso de la audiencia de formulación de cargos en su contra en la Personería de Bogotá, que no supo en qué momento F360 se pasó a la “oposición”. Qué tal.

Esa mala interpretación de nuestra misión periodística no es gratuita. Es el resultado de una visión política predominante que ha generado sesgos muy amplios y contradictorios en donde hemos sido cuestionados por informar sobre lo que los demás medios comunitarios y alternativos de Fontibón no hacen o que abordan con timidez: temas de contratación pública, inseguridad, educación, el proceso disciplinario contra la alcaldesa Bocanegra, violencia de género, gestión pública y otros temas difíciles que impactan a los habitantes de la localidad.

Pero como son asuntos que a la administración local no le gustan porque la expone ante la opinión pública entonces nos califican de “opositores”. Es decir, que hacer un periodismo necesario para la gente, como el que desarrolla F360, es oponerse a la Alcaldía. ¿Es necesario algo más absurdo y aberrante que eso? Lo que hacemos se llama control social ciudadano y de ninguna manera es «politiquería».

Sinceramente no creo que F360 sea un medio “opositor”, al menos no con el carácter o el manto político con el que nos quieren arropar. Pero si ser “opositor” es informar a la gente sobre sus problemas comunes, sus necesidades, las urgencias, ponerlos al tanto de temas coyunturales, lo que se debate en el recinto de la JAL, entonces ese calificativo nos viene bien porque estaríamos oponiéndonos a que las cosas transcurran sin ser analizadas, informadas, contextualizadas o sin que pasen por el ojo crítico del público.

Entonces, lo que existe es un corto circuito que se originó por un activismo político de funcionarios de la Alcaldía Local, que se irradia hacia algunos de los asesores más cercanos de la alcaldesa y que tienen el ojo avizor sobre objetivos como F360 (incluso dedican tiempo que debería ser invertido en su trabajo para fustigarnos en Facebook) y de ese modo segregarnos hasta el punto de excluirnos de plan de pauta institucional (que es la forma típica de separar a los “amigos” de quienes no lo son).

Para claridad de nuestros lectores y de la alcaldesa Johanna Bocanegra y sus asesores, incluido, como no, Diego Oviedo, jefe de prensa de la Alcaldía Local, no somos de izquierda, ni de derecha, no representamos a ninguna organización política ni aspiramos a hacerlo, porque somos periodistas alternativos, comunitarios e independientes. 

Como cualquier otro medio recibimos pauta política pagada así como de algunos sectores del comercio de la localidad que creen en nuestro trabajo, por eso podemos decir que seguimos siendo un medio independiente, objetivo y si aparentemente no hay un equilibrio informativo (como lo ven desde la Alcaldía) se debe a que no publicamos propaganda institucional (proscrita de cualquier sala de redacción seria y bien informada). Por eso investigamos.

El portal de noticias, gente y cultura local de Fontibón.

Tendencia