Connect with us

MASCOTAS

Ojo a esta nueva modalidad de estafa que afecta a urbanizaciones y conjuntos en Bogotá

Published

on

Cerramiento ilegal

Foto: Dadep.

Existe alerta entre administradores y presidentes de juntas por el incremento de casos en donde intermediarios cobran millones por tramitar contratos de comodato con el Distrito.

Así lo informó la Defensoría del Espacio Público (Dadep) que además dijo que los estafadores son abogados que han cobrado hasta 30 millones de pesos por falsos trámites para mantener o instalar cerramientos ilegales.

Los estafadores están presionando a sus víctimas para convocar asambleas extraordinarias en los conjuntos y allí establecer los pagos por la supuesta gestión, argumentando la urgencia de iniciar los trámites antes de que finalice esta administración”, indicó la entidad.

El llamado que hace Dadep es a representantes de urbanizaciones, conjuntos residenciales y presidentes de juntas directivas para que no sean objeto de estafa “ya que no existe ninguna oficina o funcionario público del Distrito autorizado para promover, gestionar o suscribir contratos de comodato de este tipo”, afirmó Nadime Yaver Licht, Directora de la Defensoría del Espacio Público.

¿Qué son los contratos de comodato?

Los comodatos son préstamos en donde una de las partes entrega un mueble o raíz para que otra persona haga uso de ella de forma gratuita con el compromiso de restituirlo en las mismas condiciones en las que le fue le entregado.

> Lectura sugerida: Fácil! Ahora reciba todas las noticias de Fontibón 360 directamente en su WhatsApp

“El comodatario sin duda se beneficia porque puede hacer uso de una propiedad sin pagar nada, a lo sumo asumiendo los gastos normales de mantenimiento de la propiedad”, indicó Gerencie.

Percepción de inseguridad

Por otra parte, el crecimiento del fenómeno de los cerramientos ilegales en Bogotá es paralelo al incremento en la sensación de inseguridad y miedo especialmente en sectores de estratos tres; y de desconocimiento de las normas en particular en los estratos socioeconómicos más bajos, de acuerdo con estudio del profesor Juan Manuel Castañeda Vega que fue publicado por la Universidad del Rosario.

“En Bogotá, el problema puede ser explicado por el incremento de la inseguridad urbana en las últimas décadas. Sin embargo, al analizarlo como un fenómeno global, la preferencia por el cerramiento (que incluye usos legales e ilegales) tiende a interpretarse como una consecuencia de diversas dinámicas urbanas contemporáneas, entre las que se destaca la cultura del miedo, 19 asunto que debe ser tratado y abordado en futuras investigaciones”, señaló el jurista.

Redacción Bogotá.

@Fontibon360

El portal de noticias, gente y cultura local de Fontibón.

Tendencia